Seguramente habrás escuchado esta frase en más de una ocasión al comentar con  tus allegados que eres socio/a del Encinar y que, por tanto, adquieres ahí una serie de productos.

Ciertamente comprar, simplemente comprar, puede resultar caro o barato  en función de no pocas variables entre las que también habría que poner el lugar en el que se compra.

Estaremos de acuerdo en que para poder emitir un juicio con algo de rigor sobre el precio de venta al público (PVP) de un producto hay que conocer los componentes del precio de  ese producto y, además, convienen saber quién es el destinatario de los mismos.

Pero si, además, el comentario de que comprar en el Encinar es caro vienen seguido de que  “hay otros sitios que venden  ecológico más barato”, ahí debe de intervenir, a mi modo de ver, otros criterios de debate.

1)  El Encinar es una Asociación  en la que los productores  son socios que acuerdan los pvp  con la propia Asociación dentro de una estructura de  economía social, de cadena  de distribución corta ,en  en la que no hay “intermediarios” que hagan “negocio”(verde). No hay acumulación de capital ni “capitalistas”. En otros sitios “en los que se vende más barato”, hay unos dueños/inversores/propietarios que se quedan con parte del pvp de los productos.

2) Actuar como mayorista comprando “a la baja”  para así poder  ofrecer precios “más baratos”  perjudica a los productores “tradicionales”(pequeños propietarios) que se ven obligados a  competir entre ellos sin poder negociar los precios de compra y teniendo que vender sus productos por debajo de los costes reales de producción.

3) Nuestra Asociación lleva 20 años apostando por una política de intercambio de bienes entre productores y consumidores en las que se tiene  en cuenta principios básicos como   “el comercio justo”, la no explotación laboral- con especial atención a las mujeres y los niños-  la preservación de los paisajes agrícolas y ganaderos “tradicionales”; los contaminantes y conservantes; la remuneración salarial  ajustada a convenios; los derecho laborales de los trabajadores; el apoyo a “nuevas formas de producción” basadas en el cooperación y la participación solidaria,etc,etc.

Por todo esto, los que nos hemos asociado al Encinar, sabemos que en el hecho de comprar a través de nuestra asociación hay un “algo más” que llenar la cesta.

Si “lo barato, al final sale caro”  es más que probable que lo caro, al final, salga barato.
No es sólo una cuestión de precio sino de aprecio, “caro amici” (querido amigo).

Jorge Ríos



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso. Más información